El uso de contenidos digitales y el respeto al derecho de autor

El libre acceso, el anonimato y la facilidad para intercambiar información hacen que internet se convierta muchas veces en un caldo de cultivo para la falta de cuidado y el incumplimiento de las normativas y regulaciones legales que protegen a los autores de los contenidos y a sus derechos sobre sus creaciones (en formato de texto, imágenes, videos, animaciones, entre otros).

En este marco, lo primero que debemos identificar es el concepto de “propiedad intelectual”, el cual refiere a los derechos que un autor posee sobre las obras y contenidos que ha creado. Estos derechos se encuentran protegidos a nivel internacional por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) por el marco regulatorio legal de cada país.

 

Los derechos de propiedad intelectual se asemejan a cualquier otro derecho de propiedad: permiten al creador, o al titular de una patente, marca o derecho de autor, gozar de los beneficios que derivan de su obra o de la inversión realizada en relación con una creación. Esos derechos están consagrados en el Artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que contempla el derecho a beneficiarse de la protección de los intereses morales y materiales resultantes de la autoría de las producciones científicas, literarias o artísticas. (OMPI, s.f., p. 3).

 

Por su parte, el derecho de autor es la denominación de los derechos patrimoniales y de los intereses que poseen los creadores sobre sus obras y contenidos. El derecho de autor contempla dos aristas fundamentales: el derecho “moral” del autor, el cual no puede renunciarse ni cederse, como el derecho a que se reconozca la autoría sobre los materiales creados; y el derecho “económico”, que hace referencia al derecho de explotación comercial de la creación (el cual sí puede ser cedido a otra parte y es temporario).

El copyright, generalmente simbolizado ©, es un conjunto de normas y condiciones que establece que el propietario de una obra o material tiene todos sus derechos reservados para el uso, modificación y distribución, de modo que su contenido no puede ser utilizado o modificado sin autorización expresa. El copyright protege el derecho de propiedad patrimonial e intelectual de un autor sobre sus obras y es la licencia más utilizada y conocida. Ante la falta de indicación al respecto debemos asumir que un contenido está protegido por copyright y debemos actuar en consecuencia.

El copyleft, por su parte, adopta el símbolo de una “c” invertida dentro de un círculo y propone el uso, la copia y la distribución de los contenidos con la sola atribución a su autor. Este tipo de licencias nació del mundo del software y la necesidad de generar opciones de libre uso y modificación versus el software licenciado que ofrecen las grandes compañías, lo cual sentó las bases de lo que se llama “software libre”. Dentro de esta corriente surgió la organización Creative Commons, la cual ofrece seis tipos de licencias de copyleft de gran difusión y uso en la actualidad. Otras licencias copyleft son, por ejemplo, las del GNU GPL (General Public License) que promueve el libre uso y distribución del software y su documentación, y las de la Licencia de Arte Libre (LAL) que protege y difunde las obras y prácticas artísticas.

 

Por todo esto, al momento de tomar material de otro autor para utilizarlo en nuestras capacitaciones es indispensable conocer y resguardar el derecho de ese autor respetando las normas establecidas a nivel internacional y en cada país. Cada vez que vayamos a usar un recurso (ícono, imagen, infografía, video, texto, animación…) debemos prestar cuidadosa atención al tipo de licencia que lo protege y, ante la falta de información, asumir siempre que está protegido bajo copyright.

Para referenciar al autor de estos contenidos será necesario adoptar un estilo o modelo reconocido de citación de contenidos, tal como las normas APA, de amplia aceptación y uso a nivel internacional. Para encontrar más información sobre cómo citar bajo estas normas podemos visitar la página https://normasapa.com.

 

La imagen que acompaña nuestros posteos en blog están publicadas bajo la leyenda “gratis para usos comerciales. No requiere reconocimiento”.

 

Referencias:

OMPI. Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. (s.f.). ¿Qué es la Propiedad Intelectual? Recuperado de https://www.wipo.int/edocs/pubdocs/es/intproperty/450/wipo_pub_450.pdf.